Control de patologías

Las variaciones en los hábitos alimentarios, la reducción del gasto energético asociado a un estilo de vida sedentario, una población que envejece, el hábito de fumar o el consumo de alcohol son grandes factores de riesgo de padecer enfermedades no trasmisibles y representan un desafío, en aumento, para la salud pública.

De entre las patologías más frecuentes que  se pueden evitar o mitigar con una alimentación saludable y la práctica frecuente de ejercicio físico se encuentran:

  • Las enfermedades del sistema cardiocirculatorio. Éstas constituyen el principal problema de salud en nuestro país en la edad adulta y senectud. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España y representan una causa de morbilidad no despreciable además de producir un importante aumento del gasto sanitario y el deterioro de la calidad de vida para los pacientes.
  • La diabetes mellitus afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Aproximadamente un 3-6% de la población española es diabética. La más frecuente es la diabetes mellitus tipo 2 en la que inicialmente hay una dificultad de los órganos y tejidos del cuerpo para utilizar el azúcar (los órganos y tejidos son resistentes a la acción de la insulina; es lo que se denomina “insulinorresistencia”. Posteriormente, se añade la falta de fabricación de insulina por las células beta. Unas pautas dietéticas correctas son imprescindibles para ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre.
  • El cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo y la segunda causa de muerte en los países industrializados. Se sabe que en algunos casos de cáncer existe claramente un efecto genético o una predisposición genética. Pero, incluso en estos casos, la alimentación juega un papel importante en su aparición. Por todo ello, los cambios en el patrón de alimentación van a jugar un papel básico en la prevención. Por otra parte, la alimentación es también clave una vez que se ha detectado la patología. La corrección del mal estado nutricional que ocasiona la enfermedad y que provocan los tratamientos, influirá de forma decisiva en la respuesta final al tratamiento.
  • La hipertensión o presión arterial elevada, es un término que se emplea para referirse al hecho de que la sangre viaja por las arterias a una presión mayor que la deseable para la salud. El tratamiento para la hipertensión requiere un cambio en el estilo de vida y está orientado a mantener unos hábitos saludables.
  • El colesterol es un tipo de grasa producida por el hígado necesaria para regular una serie de funciones orgánicas. El tratamiento de la hipercolesterolemia requiere de un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana, reducir la ingesta de grasa, abandonar el tabaquismo, evitar el exceso de peso y realizar ejercicio físico de forma moderada y regular.
  • Los triglicéridos son grasas que pueden ser ingeridas a través de la dieta o producidas por el hígado cuando consumimos un exceso de energía o calorías, es la forma que tiene el organismo de almacenar esta energía sobrante. El tratamiento, orientado a la reducción de los niveles de triglicéridos en sangre, incluye modificaciones tanto en el estilo de vida como en la alimentación.
  • Las alergias o intolerancias alimentarias, son otro tipo de situaciones frecuentes que requieren de intervención nutricional. Las más frecuentes son las asociadas a proteínas de alimentos tales como la leche, el huevo, legumbres o frutos secos.

A quién va dirigido

Control de patologías es configurar la alimentación con el objetivo de paliar o tratar aquellas enfermedades relacionadas con la alimentación.

Ofrecemos nuestros servicios a cualquier persona interesada en mejorar su salud.

El paciente ha de ser consciente de que la alimentación no siempre asegura la corrección de la patología, pero la mejora de los hábitos alimenticios sí puede ayudar a paliar los síntomas y/o mitigar los riesgos que estas conllevan.

Ayudamos al paciente a prevenir, mejorar y tratar aquellas patologías asociadas a unos hábitos de vida poco saludables.

¿Cómo trabajamos?

  • Estudio personalizado de la manera comer del paciente.
  • Detección y análisis de deficiencias o hábitos erróneos de comportamiento nutricional.
  • Definición de las necesidades del paciente en base a su patología, teniendo en cuenta sus gustos y preferencias.
  • Adaptación de la manera de comer del paciente a aquello que más se ajuste a una alimentación sana, equilibrada y adecuada para mejorar o prevenir los síntomas de dicha patología.

El Objetivo

Mejorar o prevenir las patologías asociadas a unos hábitos alimentarios poco saludables.

Enseñar para mejorar la salud del paciente es nuestro objetivo, ayudándole a mejorar o resolver tus enfermedades.

2 pensamientos en “Control de patologías

  1. MIRIAM SANCHEZ MANZANARES

    Hola, Soy celiaca y tengo malabsorción a lactosa y fructosa. Me han recomendado seguir dieta FODMAP y muy controlada en fructosa. Estáis especializado en ello? Gracias de antemano.

    Responder
    1. Daniel Escaño Martín Autor

      Hola Miriam.

      Podríamos estudiar tu caso sin problemas. Sí que tenemos pacientes con tu perfil. En dietas FODMAP no somos especialistas, pero si vemos que hace falta derivarte a un compañero de la comunidad de Madrid, lo haríamos sin problemas.

      La salud del paciente prevalece sobre cualquier otro aspecto.

      Puedes escribir a info@nutricionde.es

      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *